Aislamientos Térmicos Proyectados

Optar por nuestros servicios de aislamiento con Poliuretano proyectado o poliuretano inyectado, supondrá una pequeña inversión comparada con los ahorros que logrará en sus próximas facturas de gas o electricidad. El correcto aislamiento de su chalet, piso o nave industrial, es fundamental para el ahorro de energía, y por ende, para el cuidado del medio ambiente.

Aislamiento Térmico

La alta capacidad aislante del poliuretano proyectado no se consigue en la construcción con ningún otro de los materiales aislantes comúnmente empleados. Esta característica especial se debe a la baja conductividad térmica que posee el gas espumante ocluido en el interior de las celdas cerradas.

El poliuretano proyectado no supera el valor de conductividad térmica inicial de λ10ºC = 0,022 W/mK (calculado según la Norma UNE 92202). Debido a que las celdas no impiden totalmente la difusión de gases a través de sus paredes, este valor de conductividad va aumentando ligeramente con el tiempo hasta llegar finalmente a estabilizarse. En la práctica, se considera como valor de cálculo de conductividad térmica de la espuma el obtenido después de 9 meses de envejecimiento acelerado λ10ºC = 0,028 W/m—K. (procedimiento recogido en la Norma UNE 92120-1)

Conductividad térmica del poliuretano proyectado λ= 0.028 W/m—K

Así mismo, mediante la aplicación de recubrimientos que eviten la difusión de gases (barreras de vapor) es posible conseguir que la conductividad térmica de la espuma no presente alteraciones apreciables con el tiempo, manteniendo valores de λ10ºC = 0,024 W/m—K.

Gracias a esta baja conductividad térmica, λ10ºC = 0,028 W/mK, el poliuretano proyectado alcanza los valores de aislamiento térmico exigidos en el CTE con el mínimo espesor, lo que permite dejar una mayor superficie habitable, con el consiguiente beneficio económico.

Por otra parte, si se incorporan espesores de poliuretano similares al de otros materiales, se consigue mayor resistencia térmica y mayor ahorro energético, lo que redunda también en un beneficio económico para el usuario.

El mejor valor de conductividad térmica, unido a la estanqueidad, ausencia de juntas o huecos, adaptabilidad a cualquier sustrato y adherencia hacen del poliuretano proyectado el aislamiento más eficaz.


 

Valor de conductividad térmica robusto

El valor de conductividad térmica envejecida de la espuma de poliuretano es muy robusto frente a cualquier otro efecto como pudiera ser la presencia de humedad, la suciedad, la falta de estanqueidad al aire, la presencia de huecos en el aislamiento, el deterioro del mismo o la falta de integridad física.

La conductividad térmica de un producto aislante húmedo es mayor que la de un aislante térmico seco, de la misma forma que un jersey húmedo abriga menos que un jersey seco. Será necesario evitar que un aislamiento pueda coger humedad ya que, por ejemplo, un aislamiento térmico con un contenido de agua del 1% en volumen puede incrementar su conductividad térmica entre un 75% y un 105%. (Building Regulations for the Conservation of Fuel and Power. Impact Assessment, BRUFMA). El poliuretano proyectado, al ser un producto de celda cerrada, presenta impermeabilidad al agua.

La conductividad térmica se verá gravemente perjudicada por la presencia de suciedad en el interior del aislamiento por lo que será preferible que el producto utilizado mantenga sus propiedades térmicas independientemente de la suciedad presente en el ambiente. La estructura de celdas cerradas del poliuretano proyectado impide la entrada de partículas en su interior.


Disminución de la capacidad aislante por efecto de la suciedad

Falta de estanqueidad al aire Si la hoja principal está compuesta de fábrica de ladrillo, o de bloque aligerado, es posible que existan infiltraciones de aire desde el exterior al interior de la cámara. El poliuretano proyectado, al ser estanco al aire, evitará estas infiltraciones de aire frío. Los movimientos de aire a través de un aislante no estanco o con juntas pueden reducir los valores de aislamiento hasta en un 40%. (“Experimental and theoretical investigation of the influence of natural convection in walls with slab type insulation” y ”Sensitivity of insulation wall and ceiling cavities to workmanship”).

Disminución de la capacidad aislante por efecto de las infiltraciones de aire.

Presencia de huecos en el aislamiento Las juntas, la terminación superior e inferior, los huecos de persianas... etc., podrían producir corrientes de convección que comunicarían ambas caras del aislamiento y reducirían su efectividad. Será necesario asegurar la ausencia total de huecos en el aislamiento, ya que la presencia de huecos en el 6% de la superficie aislada provocaría un incremento de la conductividad térmica del 30% (Retrofitting: Wall insulation and roof spraying. Mr Paul Denham. BRUFMA conference 2004). El poliuretano proyectado, al ser un producto adherido, en continuo y sin juntas, no se verá perjudicado por este efecto.

Disminución de la capacidad aislante por efecto de las juntas.

Deterioro del aislamiento En todos los productos aislantes la instalación es el aspecto más importante para que el producto final alcance todas las prestaciones térmicas declaradas. Una mala instalación podría provocar despegues y descuelgues.